En este tiempo, tenemos más preguntas que respuestas, casi para todo, y la pregunta que nos hacemos hoy es..¿Qué debería hacer el turismo por nosotros? ¿Para qué viajamos?

Viajamos por muchos motivos, pero creemos que el turismo debe contribuir al entendimiento,a hacernos más sensibles, más responsables, a sentirnos parte de ese lugar que también habitamos. Nos debe ayudar a comprender otras culturas y realidades, ni mejores ni peores, sino diferentes, y de las cuales seguramente podemos aprender. Aceptar la diversidad y convivir en las diferencias. Sentir los sabores de ese lugar es también vivir su historia, ya que cada destino «cocina» su mejor plato con sus mejores materias primas que allí se cultivan.

Viajar para contemplar la naturaleza del lugar y conservarla para las generaciones futuras, ya que conociendo podemos valorar y defender. Viajar para conocer qué pasó allí, para comprender su realidad y la nuestra.

Cada viaje es una oportunidad de conocerse, de conocer al otro, de abrir nuestra cabeza y repensar nuestras creencias, de darnos tiempo..Viajar como algo más profundo que cargar una foto en una red social, que se diluye junto a otras que pasan en una fracción de segundo. Viajar para uno mismo, no por ostentación ni narcisismo, no con la idea de ser la envidia de nadie porque el camino no es por ahí..Podremos estar en el hotel más lujoso o en el lugar más austero, pero si no hemos ido con una actitud de aprendizaje, de nada servirá.

No viajes para mostrarlo a los demás únicamente, viajá para de demostrarte a vos que estas dispuesto a salir de tu zona de confort, perderte y encontrarte tantas veces haga falta, hablar con desconocidos y ser amigos por ese rato, alegrarte por pequeñas cosas. Viaja para hacer planes, cumplirlos y romperlos, conocé y dejá pendiente más de ese lugar, siempre dejá pendiente.. Adaptate, cambia el modo, entendé que no todo está previsto y que no sabes todo, y que incluso que eso que creías saber, puede cambiar.

No viajes para «sabertelas todas», viajá para ser amplio de criterio, porque por suerte, todos somos diferentes y vivimos el mismo lugar de mil maneras distintas.

Viajá sin roles ni mandatos, que a nadie le importa si sos dueño de una mega empresa, empleado, carpintero o estudiante, en el atardecer de la playa o en la cola del Museo, somos todos iguales, y lo único que te define es tu sonrisa. No vayas a todos los lugares que se supone que deberías ir, andá a los lugares que vos sentís que debes ir, porque..¿donde está escrito?

Cada viaje es una gran hoja en blanco, llenala de todo lo que te haga bien, llenala de «cosas intransferibles»: sabores,  olores, sensaciones, texturas, experiencias, pequeños momentos. Cosas que podes contar pero no trasladar, y vivirlas es lo que cuenta. No te precupes por traer cosas, porque los imanes se rompen, la ropa se gasta y esa cartera soñada también pasara de moda, no te preocupes por nada y ocupate de todo lo que no tiene precio.

Viajá y mostranos que todo es posible, y que los viajes, tienen la capacidad de quedarse para siempre en nosotros.

¡FELIZ DIA DEL TURISMO! ¡POR MAS VIAJES PARA TODOS!

 

Articulo escrito por nuestra agente de viajes Lic. Florencia Morales

fmorales@barbiericunill.com