Los tiempos han cambiado, y los viajes también, lo que siempre creemos que aumenta son las ganas de viajar.

Ahora bien..la pregunta de hoy es ¿Cómo nacen nuestros viajes?

Sabemos que los viajes se inician mucho antes de estar en el aeropuerto, incluso en momentos inesperados. Quizás mirando alguna serie en Netflix, una peli o incluso un libro, se despierta en nosotros una cierta inquietud por un lugar. Puede ocurrir que no lo hagamos en lo inmediato, pero un deseo se va encendiendo de a poco, hasta el momento de hacerse realidad.

Muchos pasajeros han conocido Walt Disney World de adultos, y ese es el más claro ejemplo, desde chicos vimos ese castillo tan mágico que estuvo presente en nuestro inconsciente, que el estar ahí es hacer un sueño realidad desde tiempos impensados. Viajar a Nueva York es sin dudas sumergirse en una centena de películas taquilleras donde nosotros pasamos a ser los protagonistas.

Estar ahí mismo, donde hemos visto tantas veces, parece increíble y nos hace dar cuenta que los viajes nos hacen sentir que estamos más vivos que nunca.

Hay viajes que nos vinculan con nuestras raíces, que nos conectan con lugares que  nos emocionan aún sin haberlos conocido, porque sabemos que allí nació o se crió gente muy querida, y estar allí es algo que muchos desean. Entonces..¿ Cuando comenzó ese viaje? Probablemente alguna tarde en familia viendo fotos de aquel pueblo, compartiendo esos sabores de España, Italia, y desde muchísimos lugares que han vivido nuestros padres y abuelos.

Muchas veces conocemos o pensamos en un lugar por lo que hemos visto en alguna red social, por algún compañero de trabajo, vecino o amigo que ha estado allí y nos lo ha transmitido de tal manera que nosotros también queremos ir a comprobarlo. Ir a ver con nuestros ojos si es tal cual, si es mejor, igual, o simplemente hacer nuestra experiencia. Internet nos abre un panorama tan grande de lugares, información y destinos, que cada día amanecemos con apetito de alguna parte del mundo, por lo que queremos convertir nuestros likes en viajes.

En ocasiones, la rutina diaria nos pide un break, y es allí donde nacen nuestros viajes de playa, relax y descanso. Tomar una semana dedicada a simplemente no hacer nada, es hacer realmente mucho por nosotros mismos, no?

Para los que deben viajar por trabajo, el destino y fecha ha sido programado, pero nunca está de más sumar algunos días adicionales o momentos libres para disfrutar de la ciudad en cuestión.Compensar momentos de ocio con negocio siempre es buena idea.

Y por último, las ultimas y no menos importantes opciones..¡ los viajes nacen de las ofertas! A veces no tenemos planeado un destino en especial, pero el mercado nos tienta con promos que no podemos dejar pasar. Con pasaje barato, veremos cómo nos sorprende este destino del cual todavía poco sabemos.

Ahora si, habiendo dicho todo esto, la frutilla del postre es..¡los viajes nacen de la sugerencia de nuestro agente de viajes! Quién nos conoce, nos asesora, nos ayuda a optimizar el presupuesto o a pensar en destinos que ni conocíamos..ahí también nacen nuestros viajes..

Seguramente ya tenes muchos viajes esperando hacerse realidad..¡Adelante! y como dicen por ahí..¿Quien te quita lo viajado?

 

Florencia Morales

fmorales@barbiericunill.com